Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Dom Dic 10, 2017 2:22 pm.
Últimos temas
» [ smells ] like teen spirit ;; new
Mar Ago 22, 2017 11:19 am por Hysteria

» Tabla 0.1 [ smells ]
Mar Ago 08, 2017 10:36 am por Hysteria

» Yo [ smells ]
Jue Jun 15, 2017 1:41 pm por Hysteria

» [ smells ] like teen spirit
Mar Mayo 30, 2017 9:21 am por Hysteria

» #SMELLS LIKE TEEN SPIRIT [ CAP 01x01 ]
Lun Feb 13, 2017 5:27 pm por Hysteria

» Tabla Zaira
Jue Nov 10, 2016 4:53 pm por Zaira R.

» Prophecy [H. Potter]
Lun Mayo 30, 2016 10:37 am por Hysteria

» Over & Octavia
Mar Mar 15, 2016 10:12 pm por Hysteria

» Travesura Realizada
Vie Oct 16, 2015 10:23 am por Hysteria








Eternal situacional (Vir)

Ir abajo

Eternal situacional (Vir)

Mensaje por Hysteria el Miér Nov 10, 2010 10:17 am

CALEB BRANDT
Alexander Brandt
con: Disponible en: Lugar
» Demonio, amudiel 21 (221) años
_________________________________________________________________________

__
Me concentré en sus emociones, por un momento pude notar tristeza y dolor en ella pero sin saber bien por qué desaparecieron con la misma rapidez con la que habían llegado.Buenas noches, Alex. moví la cabeza a modo de respuesta y la sonrisa maliciosa que tenía se borró por unos instantes dejando lugar a un resoplido ¿Alex? Mira que podía llegar a ser cabezona… ¿Cuándo iba a asumir que él había muerto, que por mucho que alguna vez pudiese salir el control lo tenía yo?- Me alegro de verte. eso no lo dudo…menos si esperas que sea él quién te reciba...pero vamos ¿eres mucho más inteligente como para pensar que él fue más fuerte que yo cierto?Supongo que tú a mí ningunas, quitando que estas loco por intentar matarme, otra vez. ¡bingo para el caballero de los ojos rojos! Mi sonrisa volvió a aparecer en mis labios.- Si, veo que me conoces bien después de todo.para que negarlo solo tenía ganas de verla para zanjar las cuentas de una vez por todas, pero no debía precipitarme antes debía “investigarla”. – Muy… de él, el sitio. – esta vez en vez de borrar mi sonrisa la aumentó sigues empeñada ¿eh?Siento si te desilusiono pero él, soy yo.- sabía que esta vez no sería tan fácil dañarla con una simple frase, podía sentir la fortaleza de su aura ya no era la pobrecita chica inocente que había sido antes, pero era divertido.Permíteme que dude en tu rotunda afirmación, los hechos dicen todo lo contrarío. – solté una pequeña carcajada.- Vamos querido eso fue un pequeño desliz… y fue hace dos años…- pero como si no me hubiese oído prosiguió.– Hubiese preferido algo más iluminado, pero no esta mal del todo. me encogí de hombros.- Tenemos pensamientos y gustos diferentes eso es más que obvio. – a la vista estaban esas diferencias, ella era ángel y yo demonio.No creas, en muchas cosas somos capaces de ponernos de acuerdo, solo que creo que ahora no haces memoria. –hice un gesto de “no sé”.- Debió ser hace tanto… que ni lo recuerdo.- sonreí. – Creo que no he tardado mucho en aparecer, ¿o si? aquello lo soltó como si un niño pequeño viniese orgulloso mostrando un juguete que tú habías escondido y él había conseguido encontrar. Sonreí.- No, querida, en absoluto.- había sido como esperaba y eso era lo que quería conseguir saber siempre qué y como iba a hacer las cosas.No me gustaría haberte defraudado y decepcionado… - solté una pequeña carcajada, venía mucho más sarcástica e irónica, aunque la prefería así.- Cumpliste a la perfección las expectativas, fuiste muy buena chica.- dije con un tono burlón como si estuviera hablando con una cría. – Ya sabes, me gusta aplicarme y sobretodo, cuando se trata de ti, te tengo un especial cariño, Alex.estaba pesadita con lo de Alex…¿es que nunca se iba a enterar? Así me gusta. –solté con una amplía sonrisa y siguiendo con el rol de que ella fuese una renacuajo.- Te advierto esta vez no vine tan hablador, me cansé un poco de ese rollo, así que ¿qué te parecería jugar a algo muy divertido? – sonreí maliciosamente. - ¿A un juego? –simuló interés- ¿Y como se llama ese juego, tan divertido al que quieres que juguemos, eh, Alex? –lo pensé durante un par de segundos, pero enseguida me vino la inspiración.- El juego se llama “qué he aprendido”- lo acompañé tapándome la boca y abriendo esta, como si de algo sorprendente se tratase. - ¡Suena muy divertido! – dijo mientras imitaba mi gesto.- Ahora solo falta decidir quien comenzará ¿tú o yo?- la miré inquisitivamente, pero como ya suponía ella no estaba dispuesta a hacer nada sino lo comenzaba yo; bastante muestra había hecho nada más llegar. - ¡Tú, Alex, tú!desde luego se estaba metiendo en su papel… y lo hacía a las mil maravillas casi como si no tuviera que interpretar.- Sabes que hasta siendo un demonio tengo ciertos modales, así que tu primero querida. – la invité con una mano a que procediese, pero se negó.No, no… yo no se como se como se juega a eso, me vas a tener que enseñar.era justo después de todo…- Esta bien, esta bien. Fue fallo mío, debí haber pensando que te costaría iniciar el juego si no sabes del todo como va. Empiezo yo pues.- pero antes de hacer nada hice un gesto con el dedo como si me hubiera acordado de algo.- Vaya memoria la mía…el juego consta de pequeños mini-juegos a la vez, el primero se llama “atrápame si puedes”. – y casi cuando aún no había terminado de pronunciar esas última palabras había desplegados mis alas, parecidas a las de un dragón rojo, y estaba saliendo a la velocidad de la luz por la boca de la cueva. Ya fuera y con algo de altura me volví, inmediatamente vi como ella con sus dos alas despidiendo todo su brillo me seguía.- Veamos que sabes hacer, empiezo yo.- formé dos bolas pequeñas de fuego que sabía perfectamente no le harían ningún daño grave y comencé a bajar y subir a lo largo de la playa mientras veía como ella me seguía. En el momento en que a mí me pareció más inesperado, giré sobre mí mismo y le lancé una bola detrás de otra. Como esperaba ambas las esquivó sin demasiados problemas.- ¡Bien! Veo que la lección básica de vuelo, al menos, nos la sabemos.- reí sarcásticamente. - ¿No esperarías menos, no? – puse una mano en el pecho como ofendido.- ¡Oh, no!- y la miré como diciendo si no te conozco a estas alturas…malo. – Mira que la decepcionada sería yo entonces. – negué con una determinación bastante grande.- No, la verdad es que por el contrario esperara que no supusiera un reto para ti…esta es la parte fácil…malo si te costara.- sonreí de medio lado.- Tú turno querida…- dije mirándola penetrantemente con una sonrisa que denotaba toda mi maldad y me quedé esperando a ver que hacía ella.- ¿Sabes?, esto te lo enseñan en la octava clase de vuelo. – me di la vuelta para mirarla. Debía reconocerlo la condenaba se había vuelto tan rápida con las alas como con los pies, me había cogido totalmente de improviso, tanto que solo la había podido seguir al principio; seguramente de haberlo sabido o esperado con algo de atención lograría seguirla, aunque algo discontinuamente, en su desplazamientos, pero ahora sin esperarlo había sido imposible. Sigue así querida… enséñame más…Las demás clases es que te enseñan fruslerías, y aunque esto lo considero muy pobre, algo es algo, ¿no crees?vi su mirada penetrante y sentir sus emociones, como siempre me eran muy favorables si quería dañarla aunque no me resultara tan sumamente fácil como en otro tiempo.- si, claro, algo es algo. – dije sonriendo maliciosamente, ambos sabíamos que eso n quedaba ahí. Pero de acuerdo, vamos hacer algo un poco más… de tu estilo.-nada más decir eso alcé aún más la guardia esperándome lo que fuera, pero no hubiera sido necesaria tanta atención ya que con dos ligeros y sencillos movimientos esquivé sus dos bolas de luz estaba claro que no se iba a esforzar...estaba siendo muy cauta en enseñarme nada fuera de lo normal… - ¿Sabes?, fui una mala educada, con la emoción del juego se me olvido preguntar, ¿qué tal estuviste estos dos años? – ladeé la cabeza. - Pues ya que tienes el detalle de preguntarlo…- al menos parecía que tenía un mínimo de decencia aunque fuese muy escasa.- y que veo que el juego no te interesa demasiado o al menos no le pones mucho empeño en hacerlo emocionante…-solté irónicamente cediendo a su petición, ya descubriría que tenía en la manga, había tiempo.- después de que te marcharas repentinamente dejándome de nuevo abandonado…- posé mi mirada intensa sobre la suya.- Si ya, ya…- dije mientras lo acompañaba de un gesto de mi mano como quitandole importancia.- te obligaron y arrastraron, tú no querías, podías sentir mis emociones….bla, bla, bla… - hice una mueca de nuevo con la mano como si estuviera manejando la boca de una marioneta.- y todas las trescientas mil excusas que me pones normalmente y tan bien conozco ya.- apreté un poco los dientes en un gesto de molestia y rabia.- ¿Pero dime….querida- remarqué con especial énfasis.- qué hubiera pasado de creerme ciegamente tus palabras y lo que supuestamente sentías y sientes? – espeté furioso.-Me hubiera pegado dos años , y vete tu cuantos hubieran podido ser solo, desamparado, confuso, perdido, débil…dolido…- pronuncié con clara y tajantemente cada palabra haciendo una pequeña pausa detrás para remarcarlas aún más, lo sabía bien porque ya había sufrido.- Y si, como habrás notado digo supuestamente porque aunque pueda sentirlo…no lo creo, – dije con un rostro serio y casi asqueado.- me explicaré mejor, creerlo tengo que hacerlo porque es algo que no puedes controlar ni manipular…pero sin embargo, no lo creo nada especial o único…solo hay que ver de qué manera regalas besos por doquier.por supuesto, me refería al de Gustaf…ese beso me había dolido y calado más de lo que hubiera deseado.- Así que una vez más tu plan de niña mimada, consentida y egoísta – enumeré con bastante desprecio.- de manejarnos con tus buenas intenciones, tus caras bonitas y tus sentimientos aparentemente puros…- porque aunque no eran fingidos dudaba mucho que fueran puros cuando los sentía con los dos y vete a saber con cuantos más…- creyéndote que puedes enamorarnos a todos y así obrar a tu antojo…- Gustaf, Gabriel…yo mismo, a mi pesar, y vete a saber cuantos más…y todo por tener siempre a su disposición todo lo que necesitase y se le antojase para obtener todos sus deseos.- siento decirte que se te acabó el juego…- solté con una gran ira contenida.- al menos conmigo…- los demás no eran asunto mío, lo único que me preocupaba de ellos era vengarme igualmente que con Lucy.- el idiota que hace siglos lo consideraba mi mejor amigo… ese traidor si quiere seguir chupándote el culo que lo haga… por mi como si se muere…- el odio empezó a fluir por mi interior, era una sensación magnifica cuanto más tenía más poder podía notar que rebosaba y eso era una sensación increíble.- Ya que por fortuna o desgracia, según quién lo mire, Seth una vez más se apiadó de mí bueno no era exactamente esa la palabra…Seth no sentía ningún sentimiento que se pudiera considerar bueno y humano.- me hizo ver y comprender la realidad tal y como es y no como tú pretendes que sea y que la vea…si ahora seguro que intenta refutarme con mil argumentos que ella llevaba razón y que yo era un tonto por o verlo… como si lo viera…- y aunque me tuve que someter a torturas que ni te imaginarias…desde físicas como venenos, latigazos, electricidad, cuchillazos y cosas que te revolvería el estomago de solo contártelas… – tan solo con recordarlas mi cuerpo se tensó y el odio aumentó hasta limites demasiados altos realmente las torturas y pruebas habían sido de una crueldad insospechadas…pero quién algo quiere algo le cuesta.- por no hablar por supuesto de las psicológicas. – tampoco tenía por qué darle a conocer el método de Seth quién sabe si intentaría buscarle alguna laguna y volverla contra mi.- Pero tranquila aquello ya pasó…- por fortuna para mi… eso si que era el verdadero infierno y no lo que piensan los humanos…- como ves vengo totalmente recuperado. – levanté uno de mis dedos mirando al cielo.- ¿Qué digo recuperado? Me encuentro mejor que nunca…jamás me había sentido así. – era cierto, nunca me había notado tan poderoso.- así que resumiendo… estos dos años aunque difíciles bien, muy bien. – dije en un tono bajo pero profundo con gran odio, satisfacción y maldad en la voz.- ¡Oh que desconsiderado! Solo hablo de mí... ¿y los tuyos? – pregunté como el que hablaba con su mejor amiga del fin de semana pasado, eso si rebosante de odio y con una sonrisa que denotaba maldad pura
avatar
Hysteria
Admin

Mensajes : 298
Fecha de inscripción : 08/04/2010
Edad : 29
Localización : Mundo

Ver perfil de usuario http://trasteos.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.